Cuando estás a solas en tu cuarto y te vas probando esa ropa que te hace sentir sexy, atractiva, obscena y peligrosa.

Así defino este vídeo donde una serie de modelos muestras esa lencería acompañada de una música sensual, atrayente, directa. Un vídeo donde la tensión va aumentando, mostrando mordazas, cadenas, ligas y tacones. Miradas perdidas y cándidas, libido asxifiado por unas manos finas de dedos alargados que acarician el cuello. Latidos, latidos, pasos, sudor, calor, humedad.

Artículos Relacionados

Utilizamos cookies de terceros para garantizar una mejor navegación a través de nuestro sitio web.
Saber más sobre las cookies