Azótame, una y otra vez

Se arrodilló delante de él. No lo miró. Ni tan siquiera le habló. Ella sabía que él se excitaría en sobre manera cuando lo hiciera. Sólo vestía con un collar y ni rastro de tela. Se inclinó un poco más apoyando...